Actualidad 13 noviembre, 2018 admin No comments

¿Cuáles son los síntomas del cáncer de mama?

El Cáncer es una enfermedad genética que se produce por cambios en los genes quienes son los encargados de vigilar el funcionamiento de las células, esencialmente cómo se desarrollan y fragmentan. Cuando se ocasiona un excesivo crecimiento que supera a las normales, dificultando al organismo que actúe cómo debería, se dice que hay presencia de cáncer.

Conoce los diferentes síntomas del cáncer de mama

Existen diferentes carcinomas con algunas semejanzas pero la propagación es distinta. Es decir, que las células cumplen ciertas funciones en el cuerpo y siempre se dividen de una manera ordenada.

Al morir, bien sea por desgaste o deterioro una nueva toma el lugar. Cuando estas crecen descontroladamente causan problemas en el área afectada, comenzando un tumor cancerígeno que en la mayoría de los casos suele ser maligno, desplazándose a otros órganos o tejidos cercanos, invadiéndolos a través del sistema linfático o circulatorio y estableciendo tumores con características disímiles al principal, produciéndose lo que se llama metástasis.

Hay casos que se tratan con cirugía, otros responden muy bien a la quimioterapia, método basado en medicamentos o combinado con radioterapia e inmunoterapia. Esto va a depender del tipo y cuán avanzado está. De igual forma se llevan a cabo alternativas como terapia dirigida u hormonal, trasplante de células madres y en todo caso bajo la supervisión y previos estudios médicos.

El cáncer de mama

Junto con el de piel, este tipo de cáncer es de los más diagnosticados a nivel mundial. Se muestra con el incremento anormal de células mamarias, las cuales se fraccionan más rápido que las sanas, acumulándose y creando una masa, llegando a esparcirse y alcanzar los ganglios linfáticos u otras zonas del cuerpo.

cancer de mama

Se presenta en hombres y más frecuentemente en mujeres. La detección temprana te permite tratamientos que erradican la enfermedad.

Los pechos tienen tres partes principales, los conductos que transportan la leche al pezón, los lobulillos, glándulas que producen la leche y el tejido conectivo que actúa de sostén (lo forman el tejido adiposo y fibroso). En cualquiera de dichas áreas se puede originar.

Los más comunes son el Carcinoma lobulillar infiltrante, que aparece cuando las células cancerosas se esparcen desde los lobulillos a los tejidos mamarios contiguos y el Carcinoma ductal infiltrante y cuando dichas células se reproducen fuera de los conductos e invaden el tejido mamario. Ambos al dispersarse acaban en metástasis.

Entre los agentes de riesgo están la edad, menstruación precoz, exponerse a radiaciones, menopausia a edad avanzada, tener el primer hijo después de los 30 años, terapia hormonal menopáusica, no haber tenido embarazos, la obesidad, el alcohol y sobretodo los antecedentes familiares.

Especialistas asocian también el ambiente, estilo de vida y los factores hormonales a la hora de padecer este cáncer. Sin embargo, hay individuos que sin contar con dichos riesgos lo contraen. La probabilidad es que tanto el entorno como la composición genética logran causar el mal.

Debes estar alerta ante señales que te adviertan sobre una posible presencia de cáncer de mama, como por ejemplo aumento del grosor e hinchazón de una porción de la glándula. Enrojecimiento o descamación y hundimiento en la zona del pezón con dolor al tacto. Llagas o secreción repentina con sangre. Bulto o protuberancia en el seno o axila. Pezón invertido hacia dentro.

¿Cómo prevenirlo?

Los médicos insisten que manteniendo un peso adecuado, disminuyendo el consumo de grasas y azúcares, alimentándose balanceadamente, haciendo ejercicios 30 minutos diarios como mínimo, evitar el alcohol y tabaco.

Realizarse el autoexamen, un chequeo casero que palpa cambios en el tejido mamario como presencia de bultos de distinto grosor. Visitar anualmente al doctor que indicará una mamografía o eco mamario para descubrir cualquier anomalía.

comprobacion cancer de mama

Los menos comunes se relacionan con la enfermedad de Paget, una afección de la piel del pezón que solamente se diagnostica con una biopsia, ya que puede confundirse con una dermatitis o eccema. El cáncer de mama medular, un tumor parecido a un bulbo, aunque no crece de forma violenta se esparce hacia los ganglios linfáticos.

El carcinoma coloideo comienza en el conducto lácteo y se extiende fuera de él, se trata fácilmente y por último el inflamatorio, siendo este más agresivo, pero poco común. Comienza con una inflamación y después aparece un eritema de color rojizo, morado o rosado, en este caso las células bloquean los vasos linfáticos en la piel del busto.

La quimioterapia

Las secuelas de la quimioterapia van a obedecer al contexto de cada paciente y el período de tratamiento farmacológico que va a recibir.

En caso de manifestarse tempranamente y una vez realizada la extracción quirúrgica del tumor, probablemente el oncólogo recomiende quimioterapia para acabar con todas las células cancerosas no mostradas, reduciendo el riesgo de reincidencia del cáncer.

En caso de que el mal esté avanzado, irremediablemente se presentarán dolores óseos y molestia en las mamas, úlceras cutáneas e hinchazón de los ganglios en el segmento axilar, alteración del sistema nervioso y actividad sexual, merma de la memoria o concentración y una considerable pérdida de peso que afectarán la apariencia física.

En casos extremos habrá dificultad para deglutir o controlar los esfínteres. El objetivo primordial en este caso es mejorar la calidad y prolongar la vida más que remediar la enfermedad.

¿Cómo enfrentarlo?

Una vez diagnosticado y comprobado por estudios clínicos, lo más lógico es que se experimente miedo, quizás enojo y el impacto por la noticia dad quizás te paralice. En la medida que transcurre el tiempo lo ideal es que conozcas cuál es el tipo de cáncer que padeces, asumirlo y someterte a los tratamientos que te procuren la cura.

Amplía el círculo social de familiares y amigos que te ayuden a sobrellevar la pesada carga y visita lugares que alegren tu espíritu.

La comunicación es importante, no guardes lo que sientes, busca apoyo psicológico y libera toda la energía que lleves dentro, por ejemplo el yoga y la meditación te serena y armonizan. Nunca niegues que padeces cáncer, el bloquearte te hace daño y no deja fluir tus emociones, tampoco permitas que entre en ti la depresión, está comprobado que suele ser producto de los cambios químicos, no únicamente anímicos.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *